Pasos necesarios para tramitar una herencia

Recibir una herencia suele requerir una doble gestión.

Al schock emocional que supone la pérdida de un ser querido hay que sumar todos los trámites obligatorios legales, por lo general cargados de burocracia, documentos y fechas a tener en cuenta.

Paso a paso y realizando todos los trámites legales, llega el momento de cobrar dicha herencia. A continuación te ofrecemos un resumen de los pasos a seguir.

Estos son los tres primeros pasos para tramitar una herencia

Lo primero es solicitar el Certificado de defunción en el Registro Civil del lugar donde residía el fallecido. Se obtiene de forma gratuita acreditando el parentesco con el fallecido presentando el DNI del solicitante y los datos del fallecido, incluidos fecha y lugar de nacimiento. Se puede solicitar personalmente, por correo postal y por internet. El plazo de resolución es de tres días naturales.

En segundo lugar es preciso solicitar el Certificado de Actos de última Voluntad en el Ministerio de Justicia, por correo postal y por internet. Su precio es de 3,74 euros y se obtiene presentando el Certificado de defunción junto al formulario Modelo 790. La solicitud de este documento requiere que hayan pasado 15 días hábiles desde la fecha del fallecimiento. Este documento proporciona información sobre la existencia de testamentos y facilita el contacto del notario para acceder al testamento válido.

El tercer paso de esta primera etapa es solicitar el Certificado de seguros con coberturas de fallecimiento. Solicitándolo al Ministerio de Justicia por las vías presencial, postal e internet, su costo es de 3,74 euros y es necesario presentar el Certificado de defunción y el Formulario Modelo 790. La solicitud ha de realizarse transcurridos 15 días hábiles desde el fallecimiento. Este documento especifica los contratos que el fallecido tenía con su compañía de seguros.

¿Quiénes son los herederos?

Para identificar a los herederos es necesario conseguir una copia compulsada y autorizada del testamento. Para ello se puede acudir a la notaría señalada en el Certificado de Actos de última Voluntad y solicitar la copia autorizada del testamento presentando al notario el Certificado de defunción. Este trámite puede realizarse por el heredero y en su defecto por una tercera persona con un poder notarial del heredero.

Si no hay testamento, es preciso realizar una Declaración de herederos abintestado, con el fin de determinar qué personas tienen derecho a heredar y cuáles son esos derechos; un acta notarial deberá determinar en este caso quiénes son los herederos legítimos. La documentación a presentar en este caso es el DNI o certificado de empadronamiento del fallecido, el Certificado de Defunción, el Certificado de Actos de última Voluntad, el libro de familia o partida de nacimiento del Registro Civil que acredite el parentesco de los herederos y dos testigos que puedan declarar la no existencia de familiares más cercanos que los solicitantes.

¿Tenemos una valoración de la herencia?

Cuando está claro quiénes son los herederos se cuantifican los bienes y las posibles deudas del fallecido y para ello se realiza un Inventario de bienes y deudas, que ayude a determinar cuál es el valor real de cada elemento a heredar.

Para valorar los bienes inmuebles se acude al Registro de la Propiedad con el fin de solicitar una Nota de los bienes que se encuentran registrados a su nombre y un Certificado Catastral, con el fin de saber si existe alguna propiedad a nombre del fallecido.

Los saldos bancarios y la última Declaración de la Renta son también necesarios si se quiere conocer la totalidad del patrimonio que se hereda.

El seguro de vida si existe, aporta información sobre los beneficiarios o indemnizaciones que se tuvieran contratadas.

El ajuar doméstico formado por objetos personales, ropa, muebles y enseres, del que se excluyen objetos de gran valor como joyas u otros objetos de valor, que tendrán un valor del 3% del total de la herencia, salvo que se explicite un valor inferior.

Los vehículos son otro elemento a tener en cuenta como posible objeto a valorar y para ello se puede recurrir a la Jefatura Provincial de Tráfico con el fin de solicitar el certificado de titularidades.

Los dos últimos pasos

El documento de partición de herencia o Cuaderno Particional contiene la identidad de los herederos, el inventario de bienes, derechos y deudas, así como la parte de la herencia que corresponde a cada heredero. Un documento que ha de estar firmado por todos los herederos y que, en el caso de que el reparto de bienes incluya algún inmueble deberá estar redactado o ratificado por un notario, ya que es necesario presentarlo en el Registro de la Propiedad para posteriores transmisiones de estos inmuebles. Este documento es clave para el reparto de la herencia ya que si no se llegase a un acuerdo, se tendría que acudir a la vía judicial con el correspondiente costo que tendría para todos los implicados.

Liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones con el Modelo 650, así como el Impuesto sobre el Incremento del Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana o Plusvalía, con un plazo de 6 meses desde la muerte del causante.

La recepción de los bienes

Cuando se han recibido los bienes y con la finalidad de registrarlos debidamente ante la Administración, se debe realizar el registro a nombre de los nuevos propietarios en las diferentes instituciones y empresas. Si hablamos de bienes inmuebles hemos de acudir al Registro de la Propiedad y al Catastro. Si se trata de saldos bancarios o seguros, se podrá cobrar el saldo de las cuentas siempre que se acredite la repartición de la herencia y se justifique el pago del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. En el caso de haber recibido algún vehículo se debe acudir a la correspondiente Jefatura Provincial de Tráfico con el Cuaderno Particional y realizar el cambio de titular.

Deja un comentario

Abrir chat