Vivir en un barco o en una casa sobre ruedas

¿Imaginas vivir en movimiento?

Si eres de los que huye de la rutina, te encanta viajar y descubrir otras culturas,

o si alguna vez has fantaseado con vivir en un barco o en una casa sobre ruedas. ¡Este post es para ti!

 

Por supuesto, vivir en un barco o en una casa sobre ruedas, ofrece ventajas. Los recorridos que realices posiblemente se salgan de los caminos turísticos tradicionales y conozcas rincones que de otra manera sería imposible. Pero no es todo del color de Instagram, ni todo son amaneceres de ensueño. Te tocará más de una vez pernoctar en gasolineras, en puertos llenos de gente, parking  y ¡sitios con muy poco glamour!

Deberás renunciar a muchas comodidades, tardarás mucho más en hacer actividades sencillas, tendrás que hacer malabares para optimizar el espacio y cambiar tus planes según los caprichos del clima. El que haya tenido la suerte de tener una experiencia así, sabrá que gestos cotidianos como tomar una ducha, o cocinar, se convierten en una verdadera aventura.

¿Lo bueno? Que las cosas dejen de ser tan automáticas nos conecta con la realidad, nos enseña a valorar en lugar de tener. Así como vivir en espacios pequeños nos enseña a vivir con menos, a simplificar y a atesorar, en vez de cosas materiales, experiencias.

No hablamos de un simple cambio de casa, sino de romper esquemas, de adoptar una forma de vida, e incluso de una filosofía.

Otra de las cosas que vas a notar si te atreves a vivir en un barco o en una casa sobre ruedas. Es que la convivencia se complica. Si vives en pareja o con amigos, los conceptos de espacio vital, privacidad, tiempo individual, etc… se difuminan y hay que buscar nuevos sistemas. ¿Lo bueno? Esto nos aporta un gran crecimiento personal, aprendemos a adaptarnos a distintas situaciones y a conocernos mejor a nosotros mismos.

Ahora bien, tener el mar por piscina o la montaña como jardín no tiene precio. La relación directa y continua con la naturaleza es para muchos el verdadero motivo. Tendrás el privilegio de vivir en  contacto diario y profundo con el mundo en el que vives. Todo se magnificará, serás plenamente consciente del terreno, del clima y del tiempo. Dormirás con el sonido de la lluvia sobre el techo de la furgoneta o despertarás con animales autóctonos, disfrutando un nuevo amanecer cada día. Y todo esto…

¡Nos mantiene realmente vivos!

¿Y cómo lo hago?

Para vivir así es conveniente tener un trabajo acorde. Por eso, este estilo de vida es ideal para los que profesionales que trabajan a distancia, para autónomos o quienes cobran una pensión.

Ambas decisiones, barco o furgoneta, son mucho más económicas que una vivienda convencional. La inversión inicial en ambos casos siempre es más barata, consumirás menos recursos y vivirás con menos cosas. Eso sí, tendrás que afrontar el mantenimiento mecánico, combustible, y en el caso de tener que amarrar el barco tendrás que pagar desde 150€ en adelante, sin embargo esta opción incluirá los gastos de luz y agua.

¿A qué esperas para vender tu piso y empezar a vivir como quieres?

Recuerda que, si necesitas ayuda con la venta de tu casa, en La Hormiguita Real Estate nos dedicamos a la Compra de Inmuebles Inmediata. Nuestro objetivo, es ayudarte en todo el proceso de venta de tu casa, piso o local, nos encargamos de hacer toda la gestión en 7 días ¡y sin necesidad de que la venta dependa de una entidad financiera!

Deja un comentario